Edición N° 2237
Registro DNDA N° 5356168

La Plata, Buenos Aires. Argentina
Municipales
Preocupación en toda la comunidad educativa

Por pésimas condiciones edilicias, en escuela de Tolosa no saben si podrán empezar las clases

Se trata de la Escuela nº 30 “Teresa Pucciarelli”, ubicada en 15 entre 521 y 522, a la que asisten 300 alumnos. Un grupo de padres recorrerá las instalaciones junto a las autoridades para analizar si el edificio está en condiciones de comenzar el ciclo lectivo.


Luego de 17 días de conflicto gremial y el levantamiento del paro, en la provincia hay escuelas donde autoridades, docentes, padres y alumnos no saben si podrán comenzar las clases debido a las condiciones edilicias lamentables en que se encuentran.

Tal es el caso de la Escuela 30 de Tolosa, a la que asisten 300 alumnos repartidos en dos turnos: Goteras y filtraciones, cortes de luz, humedad, baños inutilizables, falta de agua, cables al alcance de la mano y muchos más problemas puso a un grupo de padres en guardia y solicitaron hacer una recorrida junto a las autoridades para decidir si dejan ingresar a sus hijos.

De acuerdo al testimonio de un grupo de padres que se comunicó con la redacción de este medio para explicar que “estuvimos hablando con otros padres que cambiaron a sus hijos de colegio; muchos se tuvieron que ir por el problema edilicio. El año pasado esta escuela se inundó y desde el gobierno prometieron una obra. Esta fue una de las últimas escuelas donde se habilitaron las clases. Ya de antes de la inundación tiene terribles problemas esta escuela. Está igual que hace 50 años”, afirmaron.

Mirta, la madre de una nena que concurría a ese establecimiento educativo aseveró que “la obra salió a licitación, ganó una empresa para comenzar la obra en 2014 y a fines del año pasado se decide que se deben trasladar todos los chicos a otra escuela, la 76 que queda en 527 y 16, a seis cuadras de acá y que tiene la mitad de alumnos de esta escuela y tampoco tiene la capacidad para alojar a 300 más”.

“Cuando decidieron eso, yo saqué a mi nena de la escuela, pero quedó el varón y así hay muchos padres que ya no traen los chicos acá. Y si el 5 de marzo hubieran comenzado las clases, esta escuela no podría haber empezado”, dijo la madre, visiblemente preocupada.

Lo paradójico es que el pasado 19 de febrero, desde la provincia anunciaron que las obras se suspendían y son los mismos padres y alumnos los que ponen dinero, tiempo y esfuerzo para tener el edificio en mínimas condiciones, pero eso no alcanza.

De acuerdo a datos que pudo recabar este medio, se llamaría a una nueva licitación para que se realicen las obras de infraestructura necesarias para que el edificio pueda ser utilizado para lo que fue concebido: dar clases.

Si bien, reconocen que desde el Consejo Escolar “se han preocupado” y resuelven problemas, “si arreglan un cable en cortocircuito, al otro día tienen que venir porque no anda la bomba de agua. Son demasiados problemas los que hay que resolver”, indicaron. 

Así las cosas, este lunes, a primera hora, un grupo de padres y ex alumnos recorrerá las instalaciones del establecimiento para evaluar la situación, si hay luz y si hay agua. También analizarán como se encuentra el edificio luego de la intensa lluvia caída el domingo. Pero el caso de esta escuela de Tolosa es una de tantas donde ir a estudiar se ha convertido en una verdadera odisea.

Por ese motivo, los padres que fueron entrevistados por este medio coincidieron en que “queremos que los chicos estudien y que alguna autoridad haga algo y realicen las obras que prometieron”.