Edición N° 0001
Derecho de Propiedad Intelectual N° 5178141

La Plata, Buenos Aires. Argentina
Municipales
Hay optimismo

El aeropuerto de La Plata podría resurgir de la mano de una low cost

Una resolución del ministerio de Transporte de la Nación habilitó a la compañía Polar a volar regularmente desde la capital bonaerense a Bariloche, otros destinos de la Patagonia y a San Pablo o Río de Janeiro, entre otras ciudades. El aeropuerto necesita una inversión millonaria para poder estar operativo.


La ciudad de La Plata se verá beneficiada por la autorización para que la compañía Polar Líneas Aéreas opere vuelos regulares desde el aeropuerto de la capital bonaerense hacia destinos nacionales e internacionales. 

Las rutas pedidas por esa compañía son las que unen a La Plata con Merlo (San Luis), Neuquén-Bariloche, Trelew-Comodoro Rivadavia, Río Gallegos-Rio Grande, El Calafate-Ushuaia, y con Rosario. También las que tienen destino a Río de Janeiro, San Pablo y Santa Cruz de la Sierra (Bolivia).

El aeropuerto de La Plata se encuentra ubicado a unas 70 cuadras del centro de la ciudad. El mismo posee dos pistas asfaltadas (una de 1427 metros y otra de 1100) y una terminal de pasajeros de unos 60 m2, hoy en día en muy mal estado. Solo es utilizado por la provincia de Buenos Aires, para vuelos sanitarios y escuelas de pilotos. La pista principal si bien es más larga no está habilitada en su totalidad "por una cuestión de papeles que se puede solucionar rápidamente", confió a este medio una fuente aeronáutica.

El año pasado, NOTICIA BAIRES entrevistó al piloto  Julio Scialabba, quien voló en reiteradas oportunidades desde y hacia el aeropuerto platense. Sobre la posibilidad de verlo en funcionamiento nuevamente, manifestaba:  “En el año 1999 se formó una empresa que se llamaba Pilmaiquen que incluía operaciones diarias entre Olavarría y La Plata, con escala en Tandil y que finalizaba en el Aeroparque Jorge Newbery”. 

“La aerolínea prestaba un servicio excelente y la verdad es que fue positiva la operación en el aeropuerto de La Plata porque teníamos muy buen apoyo, como así también servicios en general, balizamiento, instalaciones y servicio en tierra. El único inconveniente que teníamos en ese momento es que el servicio de VOR (un instrumento aeronáutico para guía de rutas preestablecidas) estaba inactivo. Prácticamente teníamos que hacer la operación visual en el aeropuerto de La Plata. No podíamos hacer procedimiento instrumental”.

Consultado sobre su opinión con respecto a la oportunidad que podría perderse el aeropuerto sino es tenido en cuenta, Scialabba explicaba que “esa fue siempre la discusión. El aeropuerto de La Plata tiene que tomar la dimensión que corresponde porque es el aeropuerto de la capital de la provincia. Yo también operé en La Plata cuando volé para otra compañía (Sudamericana de Aviación) y nosotros en ese momento habíamos solicitado una de las bases nuestras en este aeropuerto. No sé por qué lo desestiman, ya que La Plata es un punto vital para la provincia. Es el nudo del resto de toda la provincia y serviría para descomprimir Aeroparque. Nunca entendí como aviador por qué no le dedican el papel preponderante que tiene que tener. No sé si es falencia de los gobernantes o hay algo que uno no conoce. Es un aeropuerto clave”.

“Nosotros operábamos con Fokker F 27 para 50 pasajeros y la última en el año 1999, era para 19 pasajeros. Tranquilamente si se arregla la pista, un Airbus 320 (como los que opera Latam desde Aeroparque) podría aterrizar en La Plata. Por el largo de pista sí, aunque no conozco la consistencia del piso de la pista. No solo el largo de la pista lo que es fundamental para la operación de una aeronave, sino lo que soporta la construcción en hormigón”, fundamentaba el piloto.

Cabe recordar que en el año 2012, el entonces gobernador Daniel Scioli anunció con bombos y platillos la tan esperada remodelación del gigante ubicado en 7 y 610. La noticia llenaba las portadas de los principales diarios y portales de la provincia. En ese entonces, el ex candidato presidencial hablaba de extender la pista hasta los 2467 metros (lo que la haría 100 metros más larga que la del Aeroparque Jorge Newbery).

De acuerdo a lo anunciado en ese momento, la segunda etapa de obras iba a consistir en dotar al aeropuerto de un nuevo edificio de 7000m2 que funcionara como terminal de pasajeros (la actual tiene 60 m2 y está muy deteriorada),  la construcción de un espacio para trámites de migraciones, aduana,  una nueva torre de control, colocación de hangares, radares y equipo ILS, que permite operar en condiciones meteorológicas adversas.