Edición N° 1993
Registro DNDA N° 5356168

La Plata, Buenos Aires. Argentina
Policiales
De la Fundación Creer que atiende a 130 personas con discapacidad

Internos de cárcel de Olmos reparan sillas de ruedas

 La Unidad 1 de Lisandro Olmos sigue siendo noticia por las actividades solidarias que se generan desde sus gigantescos talleres. En este caso, el pasado viernes 4 de enero se entregaron a la Fundación de Atención al Discapacitado CREER 9 sillas de ruedas especialmente preparadas para personas con discapacidad motriz.


Un camión del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) llegó pasadas las 11:30 hasta la sede de la Fundación, en calle 143 entre 42 y 43, proveniente de los Talleres productivos de la Unidad 1, la cárcel más grande de la provincia de Buenos Aires, en el lugar de destino esperaba Laura Gobbi, directora de CREER junto a un grupo de profesores y colaboradores y más de 60 jóvenes y adultos con alguna discapacidad mental y motriz.

Acompañando al vehículo llegó el director de la Unidad 1, Hugo Piedrabuena junto a alguno de sus colaboradores y el jefe del Departamento Regional de Cultura Laboral con base en la Unidad, Gonzalo Duarte, quienes descargaron las 9 sillas reparadas a nuevo para sorpresa de los concurrentes a la Fundación que festejaron con algarabía haber recuperado la funcionalidad de las sillas y como agradecimiento, dirigidas por una de las profesoras agasajaron a los visitantes con una coreografía de zumba y se tomaron fotografías con ellos y las sillas. Finalmente todos juntos compartieron el almuerzo con pizzas, empanadas y gaseosas.

Laura Gobbi, que es Lic. en terapia ocupacional explicó que es la Fundación CREER y la función social que cumple, “Aquí trabajamos con chicos con discapacidad mental y motora  que vienen de diferentes puntos de la Ciudad y lo que tratamos de hacer con ellos son actividades recreativas y talleres para tratar de que ellos logren la mayor autonomía para las diferentes actividades de la vida cotidiana y ahora en verano desarrollamos la etapa de Colonia de Vacaciones. Durante el año vienen cerca de 130 alumnos que realizan talleres de cocina, de zumba, de folclore, de computación, pedagógicos, de artesanía, de educación física, de huerta y de reciclaje”.

Respecto a la iniciativa de reparación de las sillas que se dio a través de un contacto, Gobbi expresó: “Estoy sorprendida por la respuesta rápida y efectiva de las autoridades de la Unidad 1, reencontrarme con las sillas reparadas superó ampliamente mis expectativas”, dijo agradecida.

Piedrabuena, por su parte destacó que “Desde nuestra función buscamos esto, integrar a los detenidos con el trabajo y con la sociedad, hacemos mucho esto de arreglo y refacción como en este caso que recuperamos estas sillas de ruedas que son muy caras para el caso de tener que reponerlas y nosotros con lo poco que podemos colaborar, de 14 o 15 sillas que estaban inutilizadas pudimos hacer funcionales 9, que quedaron como nuevas, y apuntamos a instituciones como ésta que sabemos que realmente necesitan ayuda, y por otro lado le damos la posibilidad al interno de sentirse solidario y de aprender un oficio que puede ser fundamental como herramienta para su reinserción social en una cultura del trabajo, también quiero destacar el compromiso del personal penitenciario que enseña a los internos y trabajan a la par para cumplir con el objetivo”.  

“Desde las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense, por impulso de la gobernadora María Eugenia Vidal, estos actos solidarios se realizan cotidianamente y son el resultado del sostenido trabajo de capacitación que encaramos con los internos en dos sentidos: la formación laboral y la reconstrucción de los lazos con la sociedad”, explicó el ministro de Justicia, Gustavo Ferrari.